Cambios A Los 45 Años En La Mujer

Aproximadamente un 70% de las mujeres posmenopáusicas que no realizan tratamiento con terapia hormonal sustitutiva desarrollan hirsutismo facial con adelgazamiento simultáneo del vello púbico y axilar (fig. 1). La piel está regulada por las hormonas (estrógenos), y éstas tienen una influencia decisiva sobre el grosor de la piel, su hidratación, su pigmentación y la regulación de la cantidad de sebo. Además favorecen la renovación de las células de la dermis y estimulan la síntesis de las fibras de colágeno y elastina de la epidermis para una mejor elasticidad de la piel. En la menopausia, la disminución de la producción de estrógenos provoca una aceleración del envejecimiento cutáneo.

Sí sabemos que aparecen cuando bajan los estrógenos, pero la causa última no la conocemos”, confiesa Llaneza. “Hay mucha investigación al respecto –continúa- pero lo que hasta ahora hacemos es sustituir el estrógeno que es lo que se asocia al sofoco, pero no es la causa última de este”. Son las siete de la mañana en pleno invierno y Rosa, de forty five años, no puede más, se quita prenda tras prenda porque se siente acalorada y se queja ante sus compañeras, que están con ella en el vestuario donde trabaja, por el bochorno constante que siente. “Antes llevaba capas y capas y ahora me tengo que quedar casi en tirantes”, remulga.

Más Allá De Los Sofocos ¡así Llega La Perimenopausia!

Esta es una de las grandes quejas durante la menopausia, pero muchas mujeres empiezan a sentir los sofocos en la etapa anterior. En la perimenopausia tardía suelen ser más intensos, también los desequilibrios en el sueño provienen generalmente del trastorno hormonal que está experimentando el cuerpo. Un remedio pure para aliviar este síntoma es la salvia, que palia los sudores nocturnos y tonifica el sistema reproductor, ya que tiene un efecto estrogénico.

Lo normal es tenerla entre los forty five y los fifty five años, pero hay casos muy precoces de mujeres que la tienen antes de los 30. La menopausia que aparece entre los 35 y los forty five años no se considera tan precoz, pero resulta muy preocupante sobre todo porque desaparece la capacidad fértil de la mujer. Este proceso comienza porque se agotan los folículos que hay en los ovarios, lo que elimina la secreción de estrógenos y la progesterona.

La Osteoporosis Y El Calcio

Hay estudios realizados en Estados Unidos que hablan de la gran importancia que tiene el apoyo familiar en este proceso, e incluso se están organizando terapias familiares para ayudar a la mujer cuando se acerca a la menopausia. Debemos saber que muchas mujeres que viven la pre-menopausia con alteraciones emocionales pueden ‘caer’ en depresión y sentirse peor cuando empiezan a sufrir los síntomas de la menopausia. Hay que tener en cuenta que además de cambiar el tejido graso, también lo hace la distribución de la grasa.

Tratamiento con estrógenos y gestágenos para las mujeres que siguen conservando el útero. Tratamiento sólo con estrógenos para las mujeres a las que ha sido necesario extirparles el útero. Los trastornos psicológicos propios de la menopausia también afectan a la respuesta sexual. La disminución de la lubricación puede provocar a veces molestias durante el coito.

Gracias al TH se recuperan los niveles mínimos hormonales que permiten conservar una buena calidad de vida durante los años postmenopáusicos. Así mismo, «estos trastornos pueden acompañarse de problemas paralelos, como la retención de líquidos, el envejecimiento prematuro de la piel o el aumento de peso, que sin duda influyen en la calidad de vida de la mujer». Hoy sabemos que hay un riesgo aumentado de cáncer de mama en las mujeres que toman tratamientos con estrógenos a largo plazo y sobre todo a edades avanzadas, detalla Llaneza. La filosofía precise es que el tratamiento con hormonas no es para todas, debe darse solo a las mujeres que lo necesitan, que tienen síntomas muy graves y que les altera mucho su calidad de vida.

Afortunadamente, la mayoría de casos son de severidad moderada y de duración que no va más allá de los dos años. Otras acciones sencillas que recomienda para evitar esos desagradables sofocos son la ingesta de bebidas calientes, los cambios de temperatura y el exceso de peso. El tratamiento más sencillo y fácil para paliar todos los síntomas es seguir una dieta basada en una alimentación sana y adecuada y realizar ejercicio físico regularmente, lo que ayuda a mantener el peso y la calidad de vida de la mujer. Estas pautas tal vez no eliminen los sofocos, pero sí que mejoran la secreción de algunas hormonas endógenas favorables como la estrona. Por este motivo tampoco es conveniente estar excesivamente delgada e incluso viene bien estar un poco ‘gordita’ ya que la estrona se produce en el tejido graso de la mujer.

Por ejemplo, para prevenir la osteoporosis existen opciones como los bifosfonatos o la calcitonina. Incluir el calcio en la dieta también es estupendo ya que para la formación de hueso necesitamos calcio, vitamina D y ejercicio. Por eso se considera que tomar calcio es basic, además ahora existen unas pastillas que llevan un poquito de soja (estrógeno), vitamina D, calcio y melatonina para ayudar a disminuir el insomnio, otro de los síntomas más frecuentes durante la menopausia. Estas pastillas ayudan bastante con los sofocos, el insomnio y el aumento de la sensación de bienestar. Los hay hormonales que se absorben por vía sistémica sin riesgo, pero también hay otros que llevan ácido hialurónico que ayudan a mejorar la tersura de la vagina y por lo tanto el coito. Castelo Branco reconoce también el valor de tratamientos alternativos como la acupuntura, el minsfulness o el yoga, sobre todo cuando se trata de mejorar los síntomas vasomotores.

Aunque puede parecer que esto es algo bueno, muchos de estos alimentos sin azúcar contienen alcoholes de azúcar que pueden causar problemas de estómago. “Me gusta sugerir alimentos endulzados de forma pure, como un helado a base de frutas hecho de arándanos silvestres congelados, plátanos y limón”, comenta. Consumir grandes cantidades de alcohol durante períodos prolongados puede causar un aumento de la inflamación en el cuerpo. Por esta razón se debe tomar con moderación, solo una bebida al día para las mujeres y hasta dos para los hombres. El tamaño de una bebida sería un vaso de chato de vino, un vaso de tercio de cerveza o si es algún licor, preferiblemente sin refresco. Las alergias a los alimentos, intolerancias y sensibilidades pueden ocurrir a cualquier edad.

Y de hecho, en todo el mundo, los datos indican que la mayoría de mujeres consiguen su mayor éxito social o profesional en este momento de su vida. Muchos de los trastornos propios de esta etapa no requieren prescripción farmacológica. El empleo de soluciones nutricionales que contengan isoflavonas de soja y/o lúpulo puede ser un recurso de gran ayuda para combatir los efectos emocionales y físicos propios de esta etapa. En esta época de la vida existe una tendencia al aumento de peso y a la aparición de hipertensión arterial, colesterol alto y otras dolencias. No debe abusarse de la sal, hay que reducir el consumo de grasas y azúcares, y aumentar el de frutas, verduras y cereales.