El Sueño Y La Fatiga ¿cómo Influyen En La Conducción

El resultado es que el descanso nocturno resulta claramente insuficiente, haciendo que, durante las horas de actividad, se sufra fatiga crónica y somnolencia. Cuando hablamos de somnolencia y fatiga en la conducción, conviene señalar que existen múltiples factores que pueden influir en su aparición. La mayor parte de estos despertares no son tan intensos como para que quien los sufre sea consciente de ellos, de modo que al día siguiente no suele recordarlos. El SAOS es un síndrome que suele sufrirse mucho tiempo antes de llegar a averiguar la causa que provoca la somnolencia por el día. En basic, suele ser el cónyuge del enfermo el que da la voz de alarma, al detectar que en ocasiones su pareja deja de respirar mientras duerme o, simplemente, que ronca de una forma muy llamativa. Entre ellos, el SAOS es uno de los más peligrosos, debido a su especial relevancia para la conducción profesional.

el sueño y la fatiga ¿cómo influyen en la conducción

Dormir poco provoca una fuerte somnolencia al día siguiente, que como has visto altera gravemente tu capacidad para conducir. Está demostrado que la pérdida de sueño, incluso de una sola noche, puede tener como consecuencia un adormecimiento muy fuerte al día siguiente, especialmente si se duermen menos de four horas. Por ejemplo, la acumulación del humo de los cigarrillos o el calor son circunstancias que pueden facilitar la aparición del sueño al volante.

Riesgos De La Somnolencia Al Conducir

Es especialmente importante mantener constan la hora a la que te despiertas, incluso cuando no has dormido lo suficiente la noche de antes, ya que esto ayuda a que tu ritmo de sueño se sincronice de nuevo con rapidez. La falta de aire provoca continuos microdespertares que consiguen restablecer la respiración. Sin embargo, el problema radica en que estas personas no consiguen dormir adecuadamente por la noche, por lo que experimentan fuertes periodos de sueño durante el día. Las personas que padecen este síndrome sufren durante el sueño episodios en los que las paredes de la faringe bloquean whole o parcialmente la entrada y salida de aire . En una sola noche, el número de estas pausas involuntarias de la respiración puede llegar a ser de entre 20 y 0 por hora, y suelen ir acompañadas de ronquidos entre los distintos episodios . Tanto es así que algunos de estos trastornos impiden legalmente conducir.

Por eso, debes tratar de evitar conducir durante estos periodos o, al menos, extremar la precaución. Por ello, si has estado realizando alguna actividad fuerte y te encuentras fatigado, debes descansar antes de conducir y parar con mayor frecuencia. Como hemos visto antes, conducir en horas distintas a las habituales puede alterarnos. Al respecto, si al round de noche nuestro vehículo presenta una iluminación deficiente, tendremos que concentrarnos más y ello aumentará nuestra fatiga. Circular en situaciones de densidad de tráfico o en vías no conocidas requiere aumentar la concentración, un issue que puede potenciar la fatiga al volante.

La Fatiga

La mayor parte de las personas necesitamos dormir entre 7 y 9 horas para estar a pleno rendimiento al día siguiente. Sin embargo, el número concreto de horas depende mucho de cada persona e incluso varía con la edad. En los viajes de largo recorrido ha de considerarse la figura del conductor alternativo.

Los conductores profesionales de largas distancias o los de prolongada jornada en la ciudad deben descansar a las four horas de trabajo, intercalando un periodo de 2 a 4 horas como intermedio. Especial atención deben prestar quienes realizan grandes desplazamientos durante la noche, deben iniciarlos habiendo descansado adecuadamente y siempre teniendo al lado a alguien despierto. En los descansos, es conveniente dar un paseo durante 10 o 15 minutos y, si el conductor tiene sueño, debe echar una cabezada. Existen cuadros clínicos de distimia y fatiga crónica, caracterizados por que el paciente se queja de cansancio, falta de energía, fatiga y somnolencia, que se asocian a deterioro del estado del ánimo con falta de interés. Se sabe que cerca del 40% de los conductores no descansan en los viajes después de tres o más horas al volante.

Descansar media hora aproximadamente cada 200 kilómetros, y realizar ejercicios de estiramiento de piernas y brazos. La ausencia de descansos durante los trayectos de duración superior a las 2 horas o con una distancia mayor de 200 kilómetros. Un trayecto excesivamente tranquilo y falto de estímulos también puede dar lugar a la aparición de somnolencia.

Las Sustancias Con Efectos Sedantes

En definitiva, para conducir es necesario haber descansado adecuadamente y con un sueño de calidad. Igualmente, es recomendable parar cada 2 horas de conducción durante un periodo de 20 minutos, para evitar la aparición de la somnolencia y fatiga. En todo caso, hay que detener el vehículo ante el menor síntoma de cansancio. También es importante tener el cocheventilado, sin abusar de la recirculación de aire y evitar las comidas copiosas y los medicamentos que puedan contribuir a la aparición del sueño. Define la fatiga como “cansancio o hastío” y “molestia ocasionada por un esfuerzo más o menos prolongado o por otras causas, y que en ocasiones produce alteraciones físicas”. El síndrome de apnea obstructiva del sueño es un importante problema de salud, mucho más común de lo que se suele pensar.

La Vía Y El Entorno:

Respecto a los estimulantes (como por ejemplo, el café) has de utilizarlos con precaución, ya que sus propiedades enmascaran los efectos de la fatiga y el sueño y pueden producir un peligroso efecto rebote. La apnea del sueño es uno de los ejemplos típicos de las enfermedades que pueden dar lugar a la aparición de fatiga al volante y la consiguiente somnolencia. Como verás, estos trastornos influyen muy negativamente en la conducción y, por ello, son especialmente peligrosos para la seguridad en el tráfico. Finalmente, es importante señalar que para sufrir los efectos del sueño fragmentado no es necesario que llegues a despertarte durante la noche. En muchas ocasiones lo que sucede es que tu sueño se vuelve muy ligero y no alcanzas las fases más profundas. Por ello, aunque no recuerdes haberte despertado durante la noche, al día siguiente te sentirás cansado y no te encontrarás en las mejores condiciones para conducir un vehículo.

Sin embargo, el sueño es un compañero de viaje terrible que se ha convertido, incluso, en la causa de numerosos accidentes. Ventilar el vehículo y evitar fumar, ya que el calor aumenta el sueño al provocar una bajada de tensión, lo que supone un estado de mayor relajación. Sin embargo, este tipo de actividades relajantes pueden ser recomendables antes de ir a la cama. Pueden resultar de ayuda a corto plazo y en determinadas situaciones, pero cuando se pasan sus efectos se puede producir un efecto rebote, en el que el sueño aparece repentinamente y cogiendo desprevenido al conductor. Para descansar adecuadamente, tan importante como la cantidad es la calidad del reposo nocturno.