Que Temperatura Basal Hay Que Tener Para Estar Embarazada

Si al medir tu temperatura basal compruebas que ese aumento de temperatura se mantiene más allá de días, en una medida de 37ºC aproximadamente, es probable que ya estés embarazada. Si te sucede esto, no dudes en realizarte un test de embarazo o acudir a tu médico para asegurarte de que estás esperando un bebé. A partir de ahí, la temperatura basal en el embarazo tendrá diferentes fluctuaciones. La temperatura basal vaginal de la mujer al despertarse normalmente oscilan alrededor de los 36,6 ºC antes de la ovulación y alrededor de los 37ºC después de la ovulación.

En segundo lugar, debemos mencionar la gran variabilidad fisiológica de una mujer a otra. Este método podría ser muy interesante para aquellas mujeres con ciclos muy regulares, con estilos de vida saludables, sin estrés u otros factores que pudiesen alterar el eje hipofisario-gonadal. Pero, para gran parte de la población, es un método poco preciso por lo referido arriba. Este especialista realizará un análisis de sangre y una ecografía vaginal que nos sacarán de toda duda.

¿qué Temperatura Basal Anuncia Un Embarazo?

A diferencia de otros, además, requiere bastante constancia y disciplina. La mujer tiene que ponerse el termómetro cada mañana y, además, controlar los cambios tanto de temperatura como del flujo vaginal a lo largo de todo el ciclo menstrual y apuntar toda la información. La temperatura basal es la temperatura que presenta tu cuerpo justo en el momento de despertarte por la mañana. Un cambio muy leve que, sin embargo, puede ser la clave para conseguir ese deseado embarazo.

que temperatura basal hay que tener para estar embarazada

Lo ideal es haber dormido un mínimo de seis a ocho horas antes de ponerse el termómetro. Cuando no sea posible, al menos hay que procurar descansar durante la hora anterior a la toma de la temperatura. La temperatura basal es, sin duda, un indicativo que tiene nuestro cuerpo para avisarnos de lo que está pasando. Si estás buscando quedarte embarazada, o crees que lo estás, puedes recurrir a tu temperatura basal para saberlo. Y en el caso de que ya estés embarazada, recuerda que tu temperatura basal puede ser una aliada más para saber que todo va bien.

Temperatura Basal: ¿cómo Funciona Este Método Para Quedar Embarazada?

Asumiendo la imprecisión del Método de la Temperatura Basal, debe considerarse una buena herramienta, quizá la primera para la búsqueda de embarazo y autoconocimiento del ciclo de cada mujer. Es inocuo, basado en cambios fisiológicos conocidos y no requiere medicación ni apoyo de ningún profesional. A pesar de que nueve de cada diez españolas considera importante conocer la fecha de concepción durante el embarazo, la mitad desconoce o se equivoca al identificar el mejor momento para concebir.

El seguimiento de la temperatura basal realizado durante varios meses sirve para conocer los días fértiles de una mujer. Antes de la ovulación, la temperatura corporal suele situarse entre 36,5 y 36,7 grados. Los dos o tres días posteriores a ovular, puede aumentar entre zero,3 y zero,5 grados aproximadamente, debido los cambios hormonales que experimenta el cuerpo durante este periodo.

Después de la ovulación, el óvulo está en condiciones de ser fecundado durante entre 12 y 18 horas. Para ello, mide tu temperatura basal a lo largo de, al menos, tres meses. Todos los días, antes de levantarte de la cama, mide y apunta tu temperatura.

De medición también se deben apuntar, ya que tomada una hora más tarde, la temperatura basal puede elevarse una décima, o reducirse si se toma una hora antes de la habitual. También deberás tener en cuenta lo que pueda estar afectando a la temperatura (una cena copiosa, un resfriado, el consumo de alcohol, trasnochar, tomar alguna medicación, un cambio de termómetro, and so forth.). La temperatura basal es la temperatura más baja que alcanza el cuerpo en reposo, normalmente durante el sueño. Es, por tanto, la temperatura que tenemos al despertarnos, aún sin haber salido de la cama. Para conseguir una medición lo más precisa posible de la temperatura basal, es importante tener disciplina y desarrollar una rutina a la hora de medir tu temperatura. Por último, se debe explicar que la ovulación como tal es un proceso físico, no hormonal en el que se basa este método.

Cómo Funciona El Ciclo Menstrual

Por ello, es recomendable que dejes preparado el termómetro la noche anterior. Los días fértiles corresponden a los cuatro días anteriores a la ovulación, el propio día de ovulación y el día después de la misma. Con la temperatura basal se puede realizar una aproximación al día de ovulación, que es sin duda el día más favorable para lograr ese embarazo. La temperatura corporal debe tomarse por la mañana al levantarse, siempre a la misma hora, con el mismo termómetro y por la misma vía elegida . En el ciclo menstrual femenino, por la acción de las hormonas, se produce la maduración de un óvulo y su liberación del ovario, listo para la fecundación. Intenta tomarte la temperatura siempre a la misma hora, o en con un margen de una hora de diferencia.

Gráfico De La Temperatura Basal

El termómetro tradicional de mercurio es muy preciso, pero se ha retirado del mercado debido a la toxicidad de este steel. Conviene utilizar hojas diferentes para registrar los datos de cada ciclo menstrual. Al ir dormir, deja el termómetro a tu alcance para no tener que levantarte de la cama a por él. Ello es debido a que, en teoría, ya habrás ovulado y el óvulo ya está dispuesto aunque no lo indique el cambio de temperatura, que se producirá 24 horas después.

Lo más recomendable es utilizar un termómetro de mercurio, y utilizar siempre el mismo. El check de embarazo que se puede hacer en casa es el más empleado, por su comodidad y sencillez a la hora de utilizarlo. Además, permite a la mujer enterarse de su estado en la intimidad del hogar.

Puedes tomarte la temperatura cada día del ciclo, incluso los que estás menstruando. Tómate siempre la temperatura en la misma parte del cuerpo para evitar posibles cambios. Es decir, la temperatura sube el día de la ovulación y se mantiene elevada en la segunda mitad del ciclo. Una vez estés embarazada, tu temperatura basal tampoco se mantendrá estable.Al principio del embarazo y hasta la semana 10, aproximadamente, tu temperatura será más alta de lo regular. Apunta la temperatura basal todos los días del ciclo a partir del cuarto o quinto día de menstruación. Durante los primeros días del ciclo, la temperatura suele oscilar entre los 36 °C y los 36,6°C.